• Portada
  • Eventos
  • El comercio de Fraga celebra su semana, del 24 de junio al 1 de julio

Charla sobre estrategia y diseño del espacio comercial

Dentro de los actos programados en la 9ª Semana del Comercio, que organiza la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de Fraga, Francisco Ramón y Sheila Castañ [Sands Arquitectura] imparten una charla sobre cómo influyen los diferentes aspectos del punto de venta en la rentabilidad de cualquier negocio.

  • "Vende más, vende mejor: estrategia y diseño del espacio comercial".
  • Miércoles 29 de junio, a las 21 horas, en bar Euterpe (Pl. España, Fraga)


¿Quién hay detrás de Sands Arquitectura?
Somos dos arquitectos fragatinos con amplia trayectoria profesional en Barcelona en los ámbitos del retail design y el visual merchandising para grandes empresas de distribución (IKEA, Riva Fashion, Sergent Major, Art Montfalcon) que nos hemos aventurado a construir nuestro propio proyecto en la ciudad que nos vio nacer.

¿Retail Design?
El retail (o venta al por menor) es como se conoce a nivel internacional el sector de la distribución, y por extensión casi todo lo que nos rodea en la sociedad de consumo. Si tienes un establecimiento abierto al público (ya sea una tienda de ropa, farmacia, cafetería, peluquería o clínica dental) te interesa lo que vamos a decir. En el mundo del retail nada es al azar, todo está diseñado.

¿Y en qué consiste exactamente el visual merchandising?
Si la misión del marketing es atraer visitantes a tu establecimiento, el visual merchandising se encarga de convertirlos en clientes. Factores como distribución del producto de forma estratégica en el espacio, la coordinación de productos complementarios, o la presentación visual de cada elemento, afectan directamente a las ventas de un establecimiento y, por tanto, a la cuenta de resultados de cualquier negocio.

¿De qué más se hablará en la charla?
Con diseño de espacios comerciales no nos referimos solo al interiorismo, sino a todo lo que hay detrás de la experiencia final del cliente. Para ello hay que considerar aspectos como quién es el target o público objetivo, cómo tu imagen de marca te ayuda a llegar a él y te diferencia de la competencia, la importancia de la estacionalidad y el calendario comercial, y el uso adecuado de elementos clave como la iluminación, la cartelería o los escaparates. En definitiva, se trata de una llamada de atención sobre todo lo que podríamos estar haciendo para potenciar las ventas utilizando las mismas estrategias que las grandes marcas.

¿Es realista pensar que el negocio local pueda imitar a las multinacionales?
No solo es realista, sino que es más fácil de lo que se cree. Está claro que en cuanto a presupuesto no puedes competir, pero hay muchos aspectos que son iguales tanto para las grandes empresas como para el pequeño comercio.
Crear una imagen de marca diferente y única está al alcance de todos. Si consigues que tus clientes se identifiquen con ella, conseguirás fidelizarlos. Además, no hay que olvidar que el pequeño comercio también tiene grandes ventajas respecto a cualquier multinacional.

¿Qué ventajas son?
La primera y más evidente es la atención al cliente. Por más que una cadena quiera invertir en personal motivado y cualificado, jamás podrá sustituir la credibilidad del comercio de proximidad. Sin embargo, la auténtica diferencia reside en la agilidad en la toma de decisiones. Haber trabajado dentro de grandes empresas te hace darte cuenta de la absurda cantidad de tiempo y recursos que se pierden en todos los procesos. La flexibilidad que ofrece un pequeño establecimiento es clave y decisiva para la experimentación y, por tanto, para la innovación. Hoy en día, son las multinacionales las que copian a los pequeños emprendedores.

¿Por qué es tan importante la innovación?
Debido a la influencia de las nuevas tecnologías la forma en que una marca llega a sus clientes ha cambiado mucho. El acceso a la información y el mercado online hacen que las decisiones de compra se realicen de forma más compleja que hace unos años, por lo que la forma en la que hablas a tu cliente también debe evolucionar. Si no eres único, ya no hay espacio para ti.

Una afirmación muy dura.
La buena noticia es que si tenemos claro qué queremos ser, todos podemos ser únicos. En un entorno en el que los productos han sido sustituidos por las experiencias, la calidad y el precio ya no importan. Lo que cuenta es lo que queda en la memoria.

¿Qué queréis vosotros que quede en la memoria de los asistentes?
Nuestro único objetivo es compartir la visión de que cualquier comercio local puede utilizar las mismas técnicas que las grandes empresas para diferenciarse de la competencia y dar valor añadido a su negocio. Si conseguimos eso, se abre un mundo de posibilidades más fáciles de rentabilizar de lo que se imaginan.

¿Y si no tenemos presupuesto para invertir?
Muchas veces no es necesaria apenas inversión para ver resultados. La clave está en marcar objetivos claros adaptados a la necesidad de cada presupuesto. Algo tan sencillo como cambiar los productos de lugar, reorientar la iluminación o trabajar de otra forma los escaparates puede aumentar considerablemente las ventas a coste cero. El objetivo siempre es mejorar el rendimiento del establecimiento a través de un uso inteligente del espacio.

Etiquetas: Semana del Comercio