Ángel Satorres Almenara, un fragatino en EE.UU.

Ángel, vecino de Miralsot, tiene 24 años. En agosto del pasado año cogió las maletas y se mudó a Chicago (Estados Unidos). Allí estudia un doctorado de Matemáticas Aplicadas, especializado en el área de Matemática Financiera.

Ángel, vecino de Miralsot, tiene 24 años. En agosto del pasado año cogió las maletas y se mudó a Chicago (Estados Unidos). Allí estudia un doctorado de Matemáticas Aplicadas, especializado en el área de Matemática Financiera.

Trasladarse a Estados Unidos y dejar atrás familia, novia y amigos, «es muy duro», admite. Pero sabe que es una oportunidad única, que no podía dejar escapar. A ellos, a sus padres, Ángel y Dolores, y a su novia, Alina, quiere mostrar públicamente su reconocimiento y agradecimiento. «Primero, porque sé que estar separados tanto tiempo supone un gran esfuerzo y sacrificio para ellos. Y segundo, porque a pesar de eso, en los momentos más duros, siempre han estado y están apoyándome. La mayor parte del hecho de que hoy esté en Estados Unidos se lo debo a ellos», asegura.

«Es duro, pero es una oportunidad única y no la podía dejar escapar».

 ENTREVISTA

¿Cómo y cuándo surge su interés por las matemáticas?
Siempre me han gustado mucho las matemáticas, pero nunca me lo había planteado en serio. Hasta hace poco, parecía que la única salida profesional de las matemáticas era la enseñanza, un trabajo como profesor. Actualmente esta concepción ha cambiado, las matemáticas están mucho más aplicadas al mundo de la empresa. Aunque, cuando decidí entrar en Matemáticas, lo hice por mi pasión, sin pensar en qué podría hacer después.

¿Qué le atrae de las matemáticas? ¿Por qué esa pasión?
Creo que está muy relacionado con mi personalidad, son retos constantes. La curiosidad para aprender más, el reto de demostrar alguna cosa, de aprender más… Creo que me apasionan por eso, desde pequeño.

¿Qué estudios ha realizado?
Estudié el Grado de Matemáticas en la Universidad Politécnica de Barcelona, la UPC. Seguí con un Máster en Matemática Avanzada y Matemática Aplicada, también en Barcelona. De este máster surgió un acuerdo entre mi universidad y una universidad de Chicago, el Illinois Institute of Technology: la Universidad de Chicago estaba dispuesta a aceptar un estudiante de Barcelona para realizar el doctorado. Solicité la beca y me la concedieron.

¿Por resultados académicos?
Así es. Fui el tercero de mi promoción en la universidad. El primero de la promoción creo que está en Inglaterra y el segundo, en Alemania. De los alumnos que realizamos el máster, era la persona con mejor expediente académico.

¿Cuánto tiempo debe dedicar al doctorado?
Son 4 años. Durante dos años se realizan cursos y los dos años siguientes, investigación sobre matemática financiera. Empecé en agosto de 2017 y he terminado mi primer año. Ahora realizaré prácticas en una empresa y en agosto vuelve a comenzar el curso.

¿Cómo ha sido su primer año en Estados Unidos, en Chicago?
Siempre que explico dónde estoy, la gente responde: “¡Oh, qué bonito!”. Es bonito, sí, pero tiene su parte dura. Mi familia, mi novia, mis amigos están aquí. He tenido que dejarlo todo, y es muy duro. Pero es una oportunidad única en la vida. Pensé que no la podía dejar escapar, siempre he sido una persona valiente, sin miedo a los retos.

angel satorres3

¿De qué forma se aplican hoy las matemáticas al mundo de la empresa?
Se aplican en finanzas, industria, en muchos campos, incluso en deportes… Se aplican a análisis de datos, economía digital… Tienes muchos datos y estos datos contienen mucha información. Se trata de intentar sacar el máximo partido a los datos que tienes. Se han de analizar, saber cómo hacerlo e interpretar la información que obtienes de ellos. Se pueden aplicar en biomedicina, bioinformática, muchos campos… En los últimos 10 – 15 años se ha producido un boom de las matemáticas. Es un campo que se está promocionando mucho.

Y después del doctorado, ¿en qué sector le gustaría trabajar? ¿Cómo se imagina su carrera profesional?
Me gustaría dedicarme al mundo de las finanzas. Con el doctorado me centraré en matemática financiera. Estoy indeciso sobre si aplicarlo al mundo de la banca o al de los fondos de inversión. Las prácticas de este verano las realizaré en una empresa de inversión. Estoy probando dónde encajo mejor. Mi idea es el mundo de la matemática financiera, he estudiado las matemáticas aplicadas a este campo y realmente es algo que me apasiona, y creo que, con mi personalidad, es donde mejor encajo.

¿Dónde, en qué país o ciudad, le gustaría trabajar?
Me gustaría volver a trabajar en España. Hay cosas de España que no me gustan, pero realmente aquí se vive muy bien. El clima, la comida, la cultura de relacionarnos con la gente… Pero valoraré lo que sea mejor para mí profesionalmente. Analizaré las posibilidades y entonces decidiré.

Asegura que le gustan los retos. ¿Qué otros aspectos de su personalidad nos puede/quiere revelar?
Me gusta el mundo del deporte, fútbol, baloncesto… En los juegos olímpicos me gusta ver todas las disciplinas. Desde pequeño he estado muy relacionado con el mundo del deporte. También me gusta leer; antes de irme a dormir, acostumbro a leer un poco, para desconectar. Me gustan los thillers policíacos, especialmente los de John Verdon.

Para estudiar matemáticas en EE.UU. debe dominar el inglés perfectamente. ¿Cómo lo ha conseguido?
El inglés lo he aprendido en el colegio. Cuando estaba en bachillerato, asistí a la Escuela de Idiomas durante dos años. Durante la carrera, realicé un erasmus en la República Checa, durante un semestre, y allí practiqué el inglés.

¿El idioma ha supuesto una dificultad extra para realizar el doctorado?
La verdad es que no. He mejorado mucho durante este curso. Cuando llegué no me sentía muy cómodo. Durante el curso, tengo un trabajo en la universidad, doy clases. Con los compañeros de piso, con compañeros de la universidad… Estoy las 24 horas hablando en inglés…

¿Cómo es su vida en Chicago?
Está muy centrada en la universidad. Al margen del doctorado, tengo un trabajo, que es el que me financia: doy clases de Matemáticas e Ingeniería a alumnos de primero y segundo. Mi vida, de lunes a viernes, consiste en combinar las clases que recibo con las clases que imparto. Y en los ratos libres, estudio o investigo. El doctorado también incluye una tesis, a la que tengo que dedicar tiempo. A las 6 o 7 de la tarde vuelvo a casa y me relajo con mis compañeros de piso, voy al gimnasio, juego a basket…

¿Cómo es Chicago?
Es una ciudad un poco difícil. Hay una clara división entre norte y sur. El norte es la parte buena, donde viven las personas acomodadas. El centro, donde están los rascacielos, es el centro financiero, donde la gente trabaja. Y después está el sur, donde hay mucha delincuencia. Yo vivo en la parte norte, aunque mi universidad está en el centro-sur.

¿Conoce otras ciudades de EE.UU.? ¿Algo de turismo?
No he tenido mucho tiempo, pero he intentado aprovecharlo. He visitado Nueva York y Washington. Han sido visitas cortas. Cuando tengo más días libres, de vacaciones, intento volver a casa.

Y en este primer año, ¿cuántas veces ha sido posible?
Me fui en agosto, regresé en Navidad, porque tenía tres semanas libres. Justo antes de Semana Santa, tuve otra semana libre, el Spring Break, y también vine. Y ahora, en mayo.

angel satorres2

¿Es una experiencia que recomendaría a otros jóvenes?
Totalmente. No es una experiencia que sea solamente buena desde el punto de vista profesional. Está claro que estudiar en una universidad americana, en inglés, es muy beneficioso desde el punto de vista profesional. Desde el punto de vista personal, es una experiencia muy enriquecedora. En la universidad estadounidense hay estudiantes de todo el mundo, muchas culturas: india, china, europea… Puedes intercambiar puntos de vista culturales con mucha gente.

¿A qué ha tenido que renunciar para llegar hasta este doctorado en Matemáticas en Chicago?
He tenido que sacrificar mucho tiempo con la familia, con los amigos. Aquí celebramos muchas fiestas y, si coinciden con un periodo de exámenes, he tenido que sacrificarlas.

¿Cuesta tomar la decisión de centrarse en los estudios cuando eres joven?
Es difícil, claro. Te apetece estar con la familia y con los amigos. Pero las matemáticas son mi pasión. No es algo que me haya amargado. He luchado y sigo luchando por mi futuro profesional, por mis objetivos. Sabía que estaba haciendo sacrificios por mi futuro, pero sabía que lo hacía por mí. Nadie me ha obligado. Ya me han llegado recompensas por este esfuerzo: la oportunidad de estudiar en EE.UU., con beca, todo pagado… es una gran oportunidad.

Y su experiencia como profesor, ¿le gusta?
Me ha gustado. Antes de ir a EE.UU. daba clases particulares. Me gusta aprender y compartir mis conocimientos, enseñar a otras personas. Estoy disfrutando con el trabajo, es muy gratificante.

¿Cuáles son sus objetivos profesionales?
Me estoy enfocando en la parte financiera, pero no porque tenga ambición de ganar mucho dinero. Es cierto que es un campo en el que se mueve mucho dinero y probablemente podré ganar mucho dinero. Pero mi objetivo no es este. Mi objetivo es sentirme realizado desde el punto de vista intelectual y profesional. Me he orientado a la parte financiera porque las matemáticas que se aplican en las finanzas son las que más me apasionan. Son las que me proponen más retos, me fuerzan a seguir mejorando día a día. Es en este sentido en el que quiero enfocarme. Quiero sentirme realizado día a día y seguir aprendiendo.

De esta experiencia en EE.UU., de los americanos, de su cultura y su forma de vida, ¿qué aspectos positivos está aprendiendo?
Una de las cosas a destacar es que tienen mucha cultura de trabajo. Tienen la mente enfocada a los resultados. En Europa se concilia la vida laboral con la familiar. En EE.UU. la vida está más enfocada a los resultados. Da igual las horas que has de trabajar, lo que importa son los resultados. No sé si ponerlo en el lado positivo o en el negativo, pero es una de las cosas que diferencia a EE.UU. de Europa. Yo creo que es positivo. Otro aspecto positivo es el sentido de la responsabilidad, en el mundo de la universidad y de las empresas con las que está relacionada. Algo tan sencillo como enviar un email y obtener respuesta al momento. Envías un correo a un profesor y en media hora te ha respondido. Incluso en fin de semana. Me sorprendió mucho. En España, he tenido casos de esperar dos o tres días la respuesta de un profesor.

¿Con qué aspectos no se identifica o le gustan menos?
La cara negativa, la cultura de la comida. No es tan saludable. A mí me gusta comer acompañado de pan. Allí el pan no existe. Es pan de molde. O una barra de pan te cuesta más de 2€. La temperatura de Chicago es fría. Lo he pasado mal, este invierno hemos llegado a -20º. Tuve suerte de que parte de Navidad no la pasé allí porque hubo nevadas espectaculares. Este ha sido un año muy frío, el frío ha durado mucho, el 17 de abril aún estaba nevando. Otro aspecto negativo es que no existe el punto de desconexión. En España sales del trabajo o la universidad y vas a tomar algo. Allí durante la semana estás centrado en el trabajo. El fin de semana es diferente.

¿Qué consejo daría a los adolescentes que tienen que empezar a definir su futuro?
Que no tengan miedo a las nuevas experiencias. Que sean valientes y luchen por lo que realmente quieren ser. Que se fijen objetivos y que luchen por ellos. Esta experiencia, al principio, me daba miedo, pero estoy contento, orgulloso por luchar, por no dejar escapar oportunidades. Las nuevas experiencias son las que hacen mejorar a las personas.

angel satorres4

¿Te gusta Fraga?

FragaMeGusta es un escaparate de
las empresas, comercios y emprendedores
de Fraga y su comarca.

Promocionamos los eventos, iniciativas
y proyectos
que hacen crecer
nuestro territorio.

Fraga Me Gusta

Candasnos, 1 - 2º A
22520 FRAGA (Huesca)

Fraga Me Gusta es un proyecto de La Voz Edita y Comunica  © Todos los derechos reservados