Salleras Hnos, premio Cepyme Aragón 2018

La empresa fragatina Salleras Hnos. ha recibido el Premio Cepyme Aragón 2018 en la comarca del Bajo Cinca. Unos premios que ponen en valor el trabajo que los pequeños empresarios desarrollan en el día a día de sus municipios, favoreciendo el empleo y la actividad económica.

Cepyme Aragón entrega 34 reconocimientos, uno por comarca, y un premio especial. Un buen motivo para conocer mejor esta empresa fragatina.

La empresa fragatina Salleras Hnos. ha recibido el Premio Cepyme Aragón 2018 en la comarca del Bajo Cinca. Es la segunda edición de estos premios, que ponen en valor el trabajo que los pequeños empresarios desarrollan en el día a día de sus municipios, favoreciendo el empleo y la actividad económica.

SALLERAS HNOS. S.L. es una empresa familiar afincada en Fraga desde 1973. Con una larga historia a sus espaldas, siempre se han preocupado por atender las necesidades de sus clientes y seguir de cerca los avances tecnológicos, de ahí su constante evolución y ramificación en sus servicios.

Salleras Hnos. existe como tal desde 1973, pero sus inicios se remontan diez años antes, cuando los hermanos Jorge y José comenzaron a trabajar con el nombre de Trabajos Mecánicos de Torno Jorge Salleras. Dos años después, en 1965, los otros dos hermanos, Ricardo y Andrés, se incorporaron a la empresa. Y no fue el único cambio: de los trabajos con torno pasaron a la fabricación de sinfines. Concretamente, el sinfín hidráulico «funcionó muy bien gracias a su autonomía. Es nuestro primer producto novedoso», nos cuenta José Salleras, actual gerente de la compañía.

Ya en el 73, «la empresa había progresado y todos queríamos comenzar nuestras vidas con las parejas. La empresa se reestructuró». Así fue cómo Ricardo, Andrés y José crearon la empresa que hoy todos conocemos. Desde entonces, el negocio ha ido evolucionando y cambiando de sector, pues «el camino nos lo ha marcado el mercado y los clientes».

Durante diez años aproximadamente, los hermanos Salleras trabajaron para el sector agrícola, en el mantenimiento de maquinaria o incluso en la fabricación de pequeños remolques, segadoras o sulfatadoras. Por demanda de los clientes, también se dedicaron a la reparación de vehículos durante un tiempo.

Pero quizá el sector donde tienen una mayor trayectoria sea el ganadero, que hoy en día constituye «el 70% del trabajo de la empresa». Comenzaron en los años 90. El cliente de toda la vida, un agricultor que necesitaba reparar su cosechadora, como también su furgoneta, ahora quería criar animales. De esta manera, cuenta José, «pasamos a la granja. Montamos el silo, comederos, tolvas, abrevaderos… Del contacto con granjas y fábricas de pienso, comenzamos con las reparaciones e incluso mantenimientos de instalaciones. Y llegamos a un momento en que gran parte del trabajo de la empresa era montar granjas».
Cabe destacar los grandes cambios que ha tenido el sector ganadero gracias a la tecnología. «De unos inicios primitivos, hemos pasado a la tecnología que hoy tenemos. Hay un gran control de ventilación, sanidad, control de aguas, de pienso, de humedad, de amoniaco. Los animales se miden con chips, recibes informes de las veces que ha comido, los kilos de pienso, cuánto ha bebido… En base a esto, te dice si está sano o no está sano».

El 30% de la producción restante se deriva de la fabricación, montaje y mantenimiento de montacargas y ascensores. Los primeros se fabrican desde los inicios de Salleras Hnos., mientras que los segundos se producen desde el año 2000. Es muy importante en este sector conocer las normas de regulación y seguridad: está prohibido subir personas a un montacargas, mientras que las normativas para ascensores «son muy severas y estrictas; y cada año se incrementa la seguridad». De hecho, como José asegura, las plataformas elevadoras han constituido la línea más rentable de la empresa hasta 2013, año de la aprobación de una ley europea que exige más revisiones e implica mayores costes.

Salleras julio 2018 02

Casi medio siglo de actividad da para mucho, y una etapa curiosa en la empresa de los Salleras fue la fabricación de hormigoneras continuas. Debido a la moda de las baldosas de terrazo, en Fraga se instaló algunas fábricas para producirlas. «El que vendía las máquinas a estas empresas era José Antonio Villalba. Nos conoció y nos dijo que él llevaba unas hormigoneras de Italia, una hormigonera continua pero que creía que podríamos fabricarla en España». Dicho y hecho, se fueron fabricando y vendiendo estas hormigoneras «hasta que salieron cosas más modernas y lo descartamos».

Esto ejemplifica la capacidad de adaptación de la empresa a la demanda del mercado y las necesidades de sus clientes. Por eso, los cambios de sector no se han ido planificando, sino que tienen que ver más con la concepción de «una empresa de servicios abierta a todo». La evolución ha sido pausada pero continua y, en palabras de José: «si un cliente nos pide algo, intentamos conseguirlo».

En este aspecto, las ferias suponen para Salleras Hnos. un gran recurso para tener nuevas ideas y obtener tendencias «que dentro de seis meses ya estarán en práctica». Procuran estar presentes tanto en las ferias nacionales como internacionales: «cada año hay novedades. Tienes que asistir a recordar que estás allí. Visitas a los mismos proveedores de siempre y te encuentras a los mismos clientes. Son ferias de concordia y de amistad».

¿Y qué es lo próximo? La empresa sigue buscando la innovación y la mejora de sus productos y servicios. «Ahora estamos analizando el sector ascensores. Un sector por el que hemos apostado e innovado y nos ha llevado a ofrecer un producto de mucha calidad, somos de los más avanzados en tecnología a nivel internacional. Apostamos por una tecnología muy avanzada con autómatas, no con placas y relés como hace el resto». Sin embargo, el alto coste les hace plantearse dos gamas del producto: una destacaría por la calidad y la otra por un precio económico. «Cada día intentamos evolucionar y aprender —concluye José Salleras—, pero no acabaremos nunca de aprender».

Salleras julio 2018 03


La Voz: ¿Qué significa recibir un premio de esta categoría?
José Salleras: Es un reconocimiento al esfuerzo que llevamos haciendo durante muchos años. Es bueno que reconozcan que lo estás intentando. Los autónomos intentamos subir una montaña cada día y llegar a una meta.

¿Cuáles son las cualidades que definen a un buen empresario?
La constancia. Es lo que intento transmitir a mis hijos y a los operarios. Cuando comenzamos la empresa, no había normativas, ni leyes de vacaciones, ni extras…, te daban lo que te daban a final de mes y aún gracias. Si quieres conseguir algo, tienes que trabajar, trabajar y ahorrar. Hay que ser constante y estar por el trabajo. Cuando trabajas un poco más y ganas un poco más, lo reinviertes. Y así toda la vida. No hay lecciones, hay que intentar hacerlo bien y ser humilde. Son pequeñas lecciones de pequeño empresario que hay que tener en cuenta.

¿Se considera un pequeño empresario?
Sí, por supuesto. La empresa la comenzó mi hermano Jordi cuando tenía unos 23 años, y yo tenía 13. Él necesitaba un aprendiz y, como en el colegio no me iba bien, me fui con él. Empezó trabajando con el torno. El espíritu empresarial me viene un poco marcado por la familia. Íbamos trabajando, comprando máquinas a medida que nos hacían falta, pagando letras cada mes. No hay otra fórmula, con financiación externa. Vas trabajando y con lo que produces, vas pagando la letra. A final de mes, hacíamos las facturas nosotros con la Olivetti 22 y yo iba a cobrar por los talleres. Siempre trabajando, no hay otra manera. Es la forma de ser del empresario. Trabajar y llevar poco traje.

¿Cuántas personas trabajan hoy en Salleras Hnos.?
Alrededor de sesenta. Además, tenemos varios autónomos trabajando con nosotros a los que recurrimos en momentos puntuales.

¿En qué tarea de la empresa se encuentra más a gusto?
A mí me gusta el trato con el cliente. Con el personal me cuesta mucho, me altero rápido, me pongo nervioso. El personal es muy complicado. Le explicas cómo tiene que hacer las cosas y no lo hace. Con el cliente me siento bien. Quizás es mi forma de hablar, de expresarme. Es lo que siempre he hecho. Nuestros clientes no solo son clientes, son amigos. Son relaciones que hemos cuidado siempre. Y ellos lo agradecen.

¿Cómo han llevado el relevo generacional en la empresa?
En Salleras Hnos. comenzamos tres hermanos: Andrés, Ricardo y yo. Cuando Andrés murió, su esposa quiso vender su parte y nosotros, Ricardo y yo, la compramos. Ahora somos dos socios: M.ª del Carmen, la hija de Ricardo, y yo. Mis tres hijos están trabajando en la empresa y, algún día, mi parte será suya. El relevo generacional está garantizado. Pero mientras tenga salud, quiero seguir en la empresa.

Salleras julio 2018 01

En la actualidad, Salleras Hnos. dispone de 70.000 m2 de terrenos que incluyen 6.000 m2 de naves construidas. También tiene granjas propias con 2.500 cerdos en Fraga, 2000 en Velilla de Cinca y 4000 en Candasnos.

 

¿Te gusta Fraga?

FragaMeGusta es un escaparate de
las empresas, comercios y emprendedores
de Fraga y su comarca.

Promocionamos los eventos, iniciativas
y proyectos
que hacen crecer
nuestro territorio.

Fraga Me Gusta

Candasnos, 1 - 2º A
22520 FRAGA (Huesca)

Fraga Me Gusta es un proyecto de La Voz Edita y Comunica  © Todos los derechos reservados